Píldoras: Balonazos Champion, así lo vi yo.

a-balones

Lo primero que tiene que hacer un portero es parar. Y últimamente se está viendo la moda esa de que “la jugada empieza en el portero” y se cometen errores que cuestan muchos goles y partidos. Claudio Bravo contra el Barcelona quiso hacer de Beckembauer y le puso la pelota en los pies a Suárez que trató de hacerle un sombrerito a puerta vacía, el chileno metió la mano fuera del área para evitar el gol y lo expulsaron. Con un hombre menos en el Campo Nuevo de los catalanes y ya perdiendo es difícil hacer muchas cosas. Hace un par de semanas Ter Stegen en Balaídos quiso salir jugando y le puso la pelota en la cabeza a un jugador del Celta para que anotara. En la liga española Rully de la Real Sociedad se mandó otra el domingo ante el Athletic de Bilbao y tuvo que buscar la pelota dentro de su puerta. En fin, que yo siempre oí a los técnicos decir que el último hombre debe tener cuidado de estar driblando porque si pierde la pelota queda vendido. Con esta moda de portero-jugador estamos viendo muchas tortas de las buenas… y las que faltan.

El Barcelona de Guardiola triunfo por todo lo alto pero se fue este entrenador y con los que le han sucedido, excepto Martino, el Barsa ha seguido ganando y arrollando. Tito Vilanova (qepd) y Luís Enrique han hecho lo mismo que el supra valorado Guardiola. Y es que mientras se tenga a Messi en el equipo acompañado de Iniesta, Busquet, Suárez, Neymar, Piqué, Mascherano y demás hasta yo gano con ese equipo. Dijo Luxemburgo, técnico brasileño, que Guardiola solo es producto del marketing. No lo digo yo, lo dijo Luxemburgo que algo debe saber de esto. Venció con el Barsa en todas las competencias pero en Alemania arrolló también con el Bayern pero solo en la liga interna, donde el equipo bávaro es mil veces mejor que el segundo. Ahí también hasta yo gano. En Europa el Bayern de Guardiola cayó tres años seguidos ante equipos españoles y por goleadas: Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid (el Atlético con 1-0 ya es goleada). En Inglaterra comenzó venciendo y como le ganó al Manchester United de Mouriño en plena construcción, se lanzaron las campanas al vuelo: “El genio llegó a la Premier, repaso de Guardiola a Mouriño nuevamente, City es inmenso, ya se siente el efecto Guardiola” y cosas por el estilo. Pero mira por donde ya perdió con el Tottenham, empató con Everton y en Europa no fue más allá del empate ante el modestísimo Celtic de Glasgow y ayer le dieron un meneo de mucho cuidado en la Champion. Palabra que si gana el título en la Premier cambio de opinión sobre este “Meacolonia” y le hago una reverencia, por ahora que siga “felicitando” a Claudio Bravo por “las cagadas” que está poniendo por su culpa, por obligarlo en inclusive situaciones extremas, a salir jugando con la pelotita en los pies. En Inglaterra la despiadada prensa se burla de él, dicen que con Hart las cosas eran mejor. El chileno es el centro, la diana de todos los disparos, cuando realmente él juega así porque su entrenador se lo pide; es más, le exige que no dé pelotazos sino que siempre salga con el balón dominado y entregado a un compañero. Está recibiendo palos por hacer caso a lo que su técnico le ordena.

Los dirigentes políticos, directivos deportivos y público de Barcelona no aprenden. Ya tienen pendientes de pagar como 150 mil euros en multas a la UEFA (esperan la sentencia del TAS para ver si tienen que bajarse de la mula, o sea pagar, o no)  por politizar los partidos de fútbol y anoche ante el Manchester City volvieron a hacer de las suyas. Las 30 mil esteladas (banderas independentistas) repartidas gratuitamente, la monumental pitada al himno de la Champion (similar a la que le echan al himno nacional de España cada vez que tienen oportunidad), las pancartas inmensas con “Cataluña no es España” y “Welcome to Catalonia” son una provocación constante. Los seguidores españoles del Barsa dicen que apoyan y seguirán apoyando a este equipo porque ellos no mezclan política con deporte. ¿Qué más quieren para saber que el Barcelona es el más politizado de los equipos de fútbol del mundo? ¿Qué otras pruebas quieren para enterarse que ese campo es la punta de lanza del independentismo catalán? ¿Qué necesitan para abrir los ojos ante el desprecio que los catalanes hacen a España a través de su equipo de fútbol? Yo entiendo que un extranjero sea del Barcelona a muerte porque la política española le importa un pito, pero que uno que dice ser español, que ve como queman su bandera, como pitan su himno, como obligan a los que van con camisetas de otros equipos a quitárselas (el sábado a un aficionado del Deportivo lo dejaron desnudo por llevar la vestimenta de su equipo) los apoye, no tiene nombre. En fin, misterios sin resolver.

Lo de Guardiola, volviendo al catalán anti español, es para hacérselo mirar. Con el Bayern y ahora con el City ha jugado cuatro partidos en España y no solo perdió los cuatro sino que no marcó ni un solo gol. Cayó ante el Real Madrid 1-0 (en su casa fue peor la cosa, 0-4), con el Barcelona 3-0 y ante el Atlético 1-0. Y ahora 4-0 con el City. Cuatro partidos con nueve goles en contra y ninguno a favor. Ayer para más vacile se dio el tupé de dejar en el banco a su hombre gol, a su garantía de ver puerta, el Kun Agüero, en un arrebato de genio de la estrategia ya que quería ganar el medio campo y tener posesión de la pelota. Perdió todo: El partido, la posesión de pelota, el control del “tempo” como dicen algunos comentaristas (jajaja, que ridiculez) y encima no fue capaz de meter un gol. Que siga con sus inventos de dejar a su hombre gol en la banca para sacarlo  como un revulsivo.

Muy bien los cuatro equipos españoles. Ganaron todos. El martes lo había hecho el Real Madrid 5-1 “ante el peor equipo de la competencia” -según la prensa catalana-, el Legia de Varsovia, como si Celtic, Ludogorets, Rostov, Basilea, el Gladbach y algún otro fueran el Brasil del 70 o la Holanda del 74. El Madrid goleó pero a mi su partido me pareció horriblemente malo. Ronaldo es un querer y no poder, no le sale una; Benzema ni se entera, el medio campo no existe ya que el colombiano James sigue sin saber a lo que juega; al pobre Danilo le hicieron un daño horrible cuando pagaron por él 32 millones de euros al Oporto; en mi vida he visto en el Real Madrid un jugador tan mediocre como éste (bueno, hace años hubo un tal Secretario y antes un Vitor que eran malos con avaricia). Este Danilo no sabe marcar, no sabe centrar, no sabe ni parar la pelota -a cada rato se le van por debajo del pie- y encima este martes se hizo un penalti de aprendiz de fútbol. En fin, un Madrid que solo demostró pegada. Esperando por la vuelta urgente de Casemiro y Modric (Sergio Ramos si puede quedarse un par de meses o más, por ahí). Por su parte el Sevilla ganó en Zagreb y el Atlético en Rusia al Rostov. Lo del equipo de Simeone es increíble: Tres partidos ganados, tres goles a favor y cero en contra, nueve puntos. Significa que los tres partidos los ganó por 1 a 0. Eso si, cada triunfo en Champion es un millón de euros a la buchaca, lo que supone que con tres goles el equipo colchonero ha ganado tres millones de euros.

Bayern de Munich ganó fácil a PSV y Arsenal se dio banquete ante el Ludogorets búlgaro al que clavó 6-0 en casa. Ozil hizo tres goles y hoy seguramente ya estará en las oficinas de Wenger pidiendo aumento de sueldo. En ese partido el primer gol fue del chileno Alexis, una de las vaselinas más bonitas que he visto últimamente. Bombazo en San Paolo donde el Napoli fue sorprendido por el Besiktas turco 2-3. Siempre fue a remolque el equipo italiano, aunque el gol del triunfo turco fue en fuera de juego. El Gladbach alemán ganó fácil al Celtic que es un equipito del montón. La Juventus el martes tuvo un día glorioso: Buffon volvió a ser grande, inclusive paró un penalti, y con un hombre menos hasta ganó su partido. en Lyon. Oporto de Cassillas levantó su partido ante el Brujas. Curioso, en todos los partidos hubo por lo menos un gol, excepto en el Leverkusen-Tottenham que terminó 0 a 0.

En fin, tremendo banquete tuvimos este martes y miércoles en Europa y como pasan en un canal “multifútbol” todos los partidos a la vez, yendo de campo a campo cuando hay buenas jugadas o goles, pues prácticamente uno los ve todos. Tiene que tenerse un interés muy especial en un solo partido para no gozar de este despliegue televisivo. Hoy y mañana seguiremos con lo mismo pero en la Europa League.

Por último, ¿cómo seguirá la cintura de Piqué? No sé que le produjo más dolor, si el leñazo del canario Silva o el quiebre de Gundogan dentro del área que lo dejó de rodillas, como un perrito buscando la pelota. Ese dribling no solo duele en la cintura y la columna sino en el amor propio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *