Di Stéfano: por 27 mil dólares se cambió la historia del fútbol español

a-distefano-y-kubala
Ladislao Kubala y Alfredo Di Stéfano, las grandes estrellas mundiales de los 50.

En la primera mitad del siglo XX en el fútbol español los equipos que se llevaban la mayoría de los títulos eran el Athletic Club de Bilbao (Atlético de Bilbao durante la dictadura) y el FC Barcelona. El Atlético de Madrid, llamado Atlético Aviación durante dos años después de la Guerra Civil por el apoyo del Ministerio del Aire, también obtuvo algunos trofeos. El Real Madrid tenía para el 50 un par de ligas y unas cuantas Copas del Rey de España (llamada Generalísimo también durante la época franquista) pero no era el equipo ganador que lo fue desde 1953 cuando se produjo un hecho que cambió la historia de ese club y del fútbol español: el fichaje de Alfredo Di Stéfano, la Saeta Rubia.

a-distefano-camiseta-river-y-millonarios
Las camisetas de River y Millonarios, equipos de Di Stéfano antes de llegar al Real Madrid.

Cada vez que un equipo grande va a por un jugador se interpone otro buscando “robarlo” o para encarecer el fichaje. Eso pasa hoy día en cada temporada, durante el periodo de fichajes son varios los equipos que pretenden a algún jugador, en muchos casos sin mayor interés que amargarle la contratación a quien realmente lo busca o hacer que se encarezca hasta límites insospechados. En muchos casos esas “pujas” son inventadas por los representantes de los jugadores en connivencia con periodistas, para lograr mejores beneficios Es la manera que a veces  tienen los equipos de darse el gusto de desequilibrar al rival a la vez que enturbiar las cosas.

a-distefano-millonarios
Un jovencísimo Di Stéfano con la vestimenta de Millonarios de Bogotá.

En 1953 Alfredo Di Stéfano llegó al Real Madrid en una operación que para la época causa un enorme revuelo y que aún en el tiempo se sigue considerando un escándalo. Muchos se preguntan que hubiera sido del fútbol si el argentino en vez de arribar al Real Madrid lo hubiera hecho al Barcelona o a otro equipo. ¿Hubiera sido el Madrid ganador de cinco Copa de Europa consecutivas, hubiera logrado la gloria que alcanzó con él en sus filas, hubiera hecho méritos para haber sido galardonado por la FIFA como “El Mejor equipo del Siglo XX”? Con rotundidad me atrevo a decir que no; soy de la corriente de los que mantenemos que hay dos Real Madrid: uno de 1902 hasta 1953, el de la fundación y desarrollo y el de 1953 -año del fichaje de Di Stéfano-  hasta nuestros días, el de “Campeonísimo”. Padrós lo fundó, Bernabeu lo desarrolló y vio crecer y Di Stéfano lo terminó de catapultar. Pensar que en la operación solo hubo un diferencial de 27 mil dólares para que todo no hubiera sido diferente hace a mucho culés arrancarse el pelo. En aquella lucha entre Madrid y Barsa siempre el equipo catalán estuvo adelante, llevaba ventaja, pero una serie de errores llevaron a que el gaucho terminara en el Real Madrid, cosa por la que estuvieron en can Barsa arrepintiéndose muchos años.

a-distefano-y-kubala-con-equipos-diferentes
El día que Di Stéfano debutó con la camiseta blanca le ganó 4-2 a su amigo blaugrana Kubala.

No sabían entonces Real Madrid y Barcelona que estaban librando un combate encarnizado por el fichaje de un jugador que marcaría pautas históricas. Para ellos era una guerra por un futbolista excepcional pero que no podían imaginar iba a marcar el fútbol de Europa por muchos años.  Fue una pelea larga, dura, con cuatro equipos involucrados, muchas personas de por medio y giros constantes en las negociaciones que un día hacían ver que Di Stéfano era “blanco” y otro día que era “azulgrana”.

La complejidad del asunto estaba en que el porteño se encontraba como mucho futbolista argentino, en un limbo legal en 1952. Tras la huelga del fútbol argentino a finales de los 40, Alfredo se marchó a Colombia a jugar una especie de liga pirata defendiendo los colores del Millonarios. Los equipos neogranadinos se habían llevado aprovechando la señalada huelga en Argentina, a varios de los mejores jugadores  que fueron declarados en rebeldía. En Colombia eso no les importó, su campeonato funcionaba y el Millonarios asombraba, era una maravilla. Tanto que el Real Madrid lo invitó en 1952 a jugar un partido amistoso en Chamartín para celebrar su 50 aniversario. Di Stéfano, ya con 26 años, asombró al estadio al marcar 2 de los cuatro goles con los que los colombianos ganaron 4-2 a los dueños del patio. Chamartín se enamoró del “rubio”. Pero los emisarios del Barcelona que estaban en el palco invitados para los actos del medio siglo de vida blanca, también quedaron prendados de aquel jugador que parecía una flecha, que no paraba de correr, que defendía, atacaba, hacía goles, mandaba.

a-distefano-y-kubala-color
Pocos saben que Di Stéfano lució la camiseta azulgrana en tres partidos amistosos. Aquí con su gran amigo Ladislao Kubala.

El Barcelona era en ese momento el Rey del Fútbol español, había ganado cinco de los últimos 7 campeonatos. Pero su gran estrella Kubala estaba enferma de tuberculosis y a pesar de lo fuerte que era físicamente, temían que no se recuperara totalmente y vieron prioritario contratar a Di Stéfano para seguir dominando por lo mínimo 10 años más el panorama hispano. El caso del Real Madrid era diferente, llevaba 20 años sin ganar la liga, el Atlético campeón en el 50 y 51 incluso lo había relegado al tercer puesto. Los de Bernabeu necesitaban un golpe de mano, un golpe de efecto, alguien que enamorara y cambiara la historia. Cuando se enteraron que el Barsa iba por el argentino no les quedó más remedio que sumarse a la carrera.  Dinero no había mucho pues recién habían terminado el nuevo estadio y la caja se hallaba seca. Si los catalanes lograban juntar en un mismo equipo a Kubala y Di Stéfano (lo que hubiera sido como hoy unir a Messi y Ronaldo) al club blanco le esperaría, sin ningún género de dudas, un largo periodo de ostracismo.

Pero fichar a Di Stéfano era muy complicado. Estaba en rebeldía en Argentina y jugaba en una liga pirata en Colombia. Sin embargo el panorama comenzó a aclarase cuando el fútbol colombiano y la FIFA formaron el Pacto de Lima en 1953. La FIFA reconoció la propiedad de los equipos colombianos sobre los jugadores hasta el 15 de octubre de 1954, aunque no podían venderlos. A partir de esa fecha volverían a sus clubes de origen. En el caso de Di Stéfano hasta el 15 de octubre era del Millonarios pero a partir de esa fecha ya nuevamente sería de River Plate. Para añadir más dinamita al caso, Di Stéfano había sido declarado en rebeldía por el Millonarios al comienzo de 1953 porque se harto de vivir en Bogotá y regresó a su casa en Buenos Aires. Estaba cansado de todo y se estaba planteando dejar el fútbol y comenzar a explotar negocios con la pequeña fortuna que había amasado hasta los momentos. No tenía ni idea de que en Europa, especialmente en España,  no se hablaba de otro jugador que no fuera de él desde su exhibición ante el Real Madrid.

El Barcelona se olvidó del Millonarios que no podía venderlo a pesar de ser su dueño hasta octubre del 54 y se fue a negociar directamente con el River Plate que sería definitivamente su propietario a partir de la señalada fecha. Llegaron rápidamente a un acuerdo con los argentinos por cuatro millones de pesetas. Se aseguraba así contar con  Di Stéfano a partir del 55 pero quería tenerlo ya y  el Presidente del Barsa, Enrique Martí, viajó a Bogotá para hablar con Millonarios.  Los colombianos no pusieron mayores obstáculos en dejárselo de inmediato, pero a cambio de 27 mil dólares. Martí entendió que era excesiva esa cantidad para tener a Di Stéfano ahí mismo y regresó a Barcelona presumiendo de haber atado al argentino pero a partir del 55: “Estamos dispuestos a tener a Di Stéfano un año sin jugar” -pregonaba ufano.

a-distefano-grita
El gol blanco, la apoteosis, el grito del guerrero: La Saeta Rubia celebrando uno de los muchos goles que hizo con el Real Madrid.

Vaya error, aún hoy día los viejos del lugar siguen tratando de buscar explicaciones a la negativa a pagar 27 mil dólares, que si bien era dinero en ese entonces, la historia demostró que era nada para lo que suponía y supuso luego el jugador. A todas estas el Real Madrid hizo el viaje en dirección contraria: Primero pagó a Millonarios los 27 mil dólares que Martí se había negado a desembolsar. Raimundo Saporta, gran directivo blanco, enviado de Santiago Bernabeu, luego de negociar con los colombianos se fue a Buenos Aires  pero poco pudo hacer ya que River Plate había recibido dos de los cuatro millones acordados con el Barcelona, pero consiguió al menos, que este conjunto bonaerense se lavara las manos en caso de que se desatase una guerra entre ambos clubes en España.

A todas estas Di Stéfano estaba en Barcelona, alojado en un hotel, e inclusive ya había jugado tres amistosos con los azulgranas. Pero el desanimo hizo presa de él, se dio cuenta que los directivos lo estaban abandonando, toreando, porque estaría un año “fuera de servicio”. No se explicaba como no habían pagado los 27 mil dólares que Millonarios pedía. Raimundo Saporta, listo como él solo, se la pasaba visitándolo en el hotel donde estaba alojado y le calentaba la oreja hasta el punto de ir llevándoselo poco a poco para Madrid.

a-distefano-espana
Lució la camiseta de España pero nunca jugó un Mundial. En el 54 no era español, en el 58 en Suecia España no clasificó y en el 62 en Chile fue pero lesionado.

Lo cierto es que ninguno de los dos clubes  podía hacerle ficha. Se necesitaban mutuamente ya que en aquel momento era del Millonarios, con el que el Madrid pactó y pagó, y después sería del River que lo había vendido y cobrado al Barcelona. La FIFA tuvo que entrar para arreglar el problema y nombro a Muñoz Calero, miembro de su comisión ejecutiva, para solucionar un asunto totalmente enquistado. Las últimas gestiones habían fracasado por completo lo que había provocado entre otras cosas la dimisión de Enrique Martí, presidente del Barcelona por su pésima gestión y su encabezonamiento para no pagarle al Millonarios 27 mil piches dólares.

Muñoz Calero, como Salomón, tomó una decisión que dejó tranquilos a todos. Di Stéfano jugaría en el Real Madrid las temporadas 53-54 y 55-56 y con el Barcelona la 54-55 y la 56-57. O sea, cuatro años alternos: Real Madrid-Barcelona-Real Madrid-Barcelona. Los dos clubes aceptaron y Di Stéfano, que por entonces ya estaba indignado con el equipo catalán que a todas estas y a escondidas había tratado de venderlo a la Juventus de Italia, se fue a Madrid para jugar ese primer año con los blancos.

El decepcionante debut del argentino en Chamartín (derrota en su presentación 2-4 ante el Nancy francés el 23 de septiembre de 1953 pues llevaba tiempo sin jugar y estaba fuera de forma),  que Kubala ya estaba totalmente recuperado de la tuberculosis y creían que con él no hacía falta otra figura, que no tenían necesidad de compartir nada con sus rivales de la capital,  y que no terminaba de convencerles aquello de un año para ti y uno para mi, hizo que el Barsa se decidiera por sentarse a negociar con el Real Madrid. Por algo más de los cuatros millones de pesetas que habían pagado a River Plate, Barcelona cedió todos sus derechos federativos sobre Alfredo Di Stéfano al Real Madrid. O sea que los que dicen que el fichaje lo hizo Franco para el Madrid solo lo hacen por mantener la guerra entre ambos clubes. Esta fue toda la verdad del hecho: Barcelona se cansó de todo, no tuvo paciencia y renunció a Di Stéfano.

a-distefano-y-copas-europa
Las cinco primeras Copas de Europa que se disputaron las ganó el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano. Si el Barcelona hubiera pagado lo que Millonarios pidió, quizás en esta foto el argentino habría estado de azulgrana

En aquellos momentos la Delegación Nacional de Deportes impedía la contratación de jugadores foráneos y por una petición conjunta de varios clubes y la intercesión gubernamental se abrió la puerta por la que entró Di Stéfano pero también otros futbolistas. En octubre de 1953, un mes después del debut con los blancos, el Barcelona firmó su renuncia a Di Stéfano. Pocos meses más tarde llegó el primer clásico con Kubala en las filas azulgranas y Di Stéfano en el cuadro merengue. Real Madrid ganó 4-2 y dos de los goles llevaron la firma de la Saeta Rubia. En ese momento la historia del fútbol español cambio para siempre.

a-distefano-y-ronaldo
Poco antes de su fallecimiento en Madrid, con el título de Presidente Honorario. Se encargaba de dar la bienvenida a las nuevas figuras, aquí con Cristiano Ronaldo.

Pensar que Pogba es del Manchester United porque pagó 120 millones de euros a la Juventus y que Di Stéfano no fue del Barcelona porque no quiso pagarle a Millonarios 27 mil dólares, da risa. Y te lleva a pensar que el fútbol se salió del tiesto, que esto hoy es un sin sentido.

 

 

12 opinions on “Di Stéfano: por 27 mil dólares se cambió la historia del fútbol español”

  1. Yo savia toda la historia como así fue
    El costo total al Real Madrid fue de doce millones de pesetas. Y no cabe la menor duda que fue el fichaje del siglo. Para regocijo nuestro

  2. Admiring the hard work you put into your site and detailed information you offer. It’s good to come across a blog every once in a while that isn’t the same unwanted rehashed material. Wonderful read! I’ve bookmarked your site and I’m adding your RSS feeds to my Google account.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *