champions02

Así nació la Copa (de Europa) de Campeones

a-escudo-wolves

 

El Wolverhampton Wanderers no está en la Premier, lucha en la categoría inmediatamente inferior y hace dos años estaba en tercera, pero nadie olvida que ha sido  uno de los grandes del fútbol inglés y  los historiadores lo consideran el principal responsable de la creación de la Copa de Europa de Campeones.

a-le-equipe
El diario  L´Equipe dio la idea para crear el Tour de Francia y luego la Copa de Campeones. Este periódico francés ha parido grandes ideas.

En la década de los 50 este hoy en día decaído conjunto, era de largo el mejor de Inglaterra, una Inglaterra que en 1954 no se había sacado de la cabeza el golpe recibido el año anterior cuando su selección fue vapuleada por los húngaros en Wembley 3-6 y luego en Budapest 7-1 en la mal llamada “revancha”. Seguían noqueados, hace unas semanas en este mismo blog publicamos un trabajo sobre aquel 3-6 que fue vendido en su momento como “El Primer Partido del Siglo”. Los ingleses no daban crédito a aquella goleada, se frotaban los ojos como queriendo despertar de una pesadilla. Durante muchos años se habían sentido no solo los creadores del fútbol -que lo eran- sino los “Reyes del Mambo”, los “Papás” de aquel deporte y de golpe y porrazo se dieron cuenta que sus aventajados alumnos jugaban mejor que ellos, con nuevas técnicas y tácticas. Los nombres de Czibor, Kocsis y sobre todo Puskas habían quedado grabados con sangre en los corazones de los aficionados británicos.

 

a-reunion-directivos
En abril de 1954 directivos de equipos europeos reunidos en París poniendo las bases de la Copa de Campeones.

En otoño de ese 54 llega a Londres, donde el Wolverhampton reinaba con Billy Wright, curiosamente el único de la plantilla que jugaba con la selección inglesa, el cuadro húngaro Honved de Budapest con seis de los futbolistas que el año antes habían hecho morder la grama -que no el polvo- a los ingleses. Los “wolves”, campeones ingleses del 54, invitaron a dos cuadros europeos para celebrar su título, y en su estadio The Molineux con lleno absoluto de 50 mil aficionados, reunidos para ver a su equipo midiéndose al considerado mejor equipo del Europa de aquellos tiempos, los invitados ya en los primeros 20 minutos ganaban 0-2 gracias a los goles de Kocsis (Cabecita de Oro) y Machos. Los aficionados ingleses comenzaron a llevarse las manos a la cabeza temerosos de la amenaza de que aquello terminara como en Wembley, como el rosario de la aurora. No había maneta de olvidar el 3-6 que un año antes los húngaros les endosaron en su propia casa.

Sin embargo poco antes del descanso hubo un penalti a favor de los “wolves” y se fueron a los camerinos 1-2. En el segundo tiempo el Honved, quizás cansado por el viaje, por bajar la presión, por relajarse, no existió; el Wolverhampton logró darle la vuelta al marcador y terminó imponiéndose 3-2 con dos tantos de Swinbourne que llevaron el delirio a las gradas. La victoria provocó un inesperado entusiasmo en el público y sobre todo en la amarillista prensa inglesas que se tomó aquello como una de las grandes gestas de su fútbol y la esperada venganza sobre los húngaros que habían profanado su fútbol en su propia casa,

El “Daily Mail”, desatado, eufórico, tituló: “Campeones del Mundo” -manda webos-  en una portada  que dio mucho que hablar en toda Europa, sobre todo en Francia donde el diario “L´Equipe” a través de unos de sus grandes especialistas en fútbol argumentó que era absurdo considerar al equipo inglés el mejor del mundo porque “el Honved de Budapest había jugado en campo contrario después de un largo viaje -como ya dijimos-. Para ser justos se deberían haber enfrentado en dos partidos, cada uno en su campo”. Los editores del diario francés recibieron con fervor la propuesta de su redactor y “L´Equipe” , como ya había hecho a comienzos del siglo XX con el Tour de Francia, propuso de inmediato que se celebrase un torneo entre los campeones de todos los países de cada una de las federaciones europeas para saber cual era el mejor equipo del momento. Los franceses se movieron de inmediato para conseguir adeptos a su causa.

a-la-orejuda
La “orejuda” como la bautizó Di Stéfano. Ya hoy el trofeo es diferente, el que encabeza este trabajo.

Llamadas van y llamadas vienen, telegramas, cartas (hablamos de los 50 cuando no había las facilidades de comunicación de hoy día) y el 2 de abril de 1955 se celebró en París una reunión con los dirigentes de los principales clubes de Europa  que ese año habían conquistado el título de su país. Allí estuvo Don Santiago Bernabeu en representación del Real Madrid que ese año, como el anterior con la llegada de Di Stéfano, había conquistado el campeonato de España. Don Santiago asistió consciente de que ese torneo sería grande y que el futuro del fútbol estaba en él (más tarde, ya en los 70, fue furibundo defensor de la creación de una Liga Europea pero murió sin lograrlo, aunque algunos consideran que la “Champion League” viene siendo algo parecido a lo que el recordado presidente del Real Madrid proponía).

a-primera-final
La primera final fue en 1956 en el Parque de los Príncipes entre el Stade Reims y el Real Madrid. Aquí Di Stéfano marcando uno de los goles en el triunfo español

No hizo falta mucha discusión, todos loa asistentes estuvieron de acuerdo en crear la Copa de Campeones. No se pudo llamar Copa De Europa debido a que la UEFA que por entonces solo tenía dos años de fundada, reservaba ese nombre para lo que hoy conocemos como Eurocopa y porque en verdad esos dirigentes se mostraban reticentes a crear un torneo que a la larga ha sido su principal fuente de ingresos.

El 3 de abril se realizó el primer sorteo de la primera edición de la Copa de Campeones en la que participaron: Lobogó (Rumanía), Sporting de Portugal (Portugal), Anderlech (Bélgica), Servette (Suiza) , Real Madrid (España), Rot-Weiss-Essen (Alemania Democrática), Hibernian (Escocia), Djurgardens (Suecia), Gwardian de Varsovia (Polonia), Partizán de Belgrado (Yugoslavia), Copenhague (Dinamarca), Stade Reims (Francia), Rapid de Viena (Austria), PSV (Holanda), Saarbrüken (Alemania Federal) y Milan (Italia). Estaban casi todos los campeones menos el de Inglaterra, curiosamente el Wolverhampton. Los ingleses como siempre poniendo trabas porque la idea no había sido suya. No participaron hasta el año siguiente con el Manchester United.

El primer partido de ese nuevo torneo fue en Lisboa entre el Sporting de Portugal y el Partizán de Belgrado con resultado 1-1. El primer gol de la competición fue obra del luso Martins, cuyo nombre quedó impreso en la historia del fútbol por ese motivo. (Imaginen aquellos viajes en una Europa que apenas 10 años antes estaba en guerra. La mayoría en trenes o autobuses destartalados, jugando en campos helados, llenos de nieve, lodazales, alojándose en hoteles modestos, comiendo en el viaje bocadillos y lo que consiguieran. En verdad esos equipos pioneros fueron unos auténticos héroes, nada que ver con los desplazamientos de hoy en primera clase en aviones y trenes de lujo, en autocares espectaculares, en campos con calefacción en tribuna y grama).

a-santiago-bernabeu
Don Santiago Bernabeu, uno de los “padres” de la Copa de Campeones.

Curiosamente el Wolverhampton Wanders, el equipo que provocó la creación de esta competencia gracias a su triunfo sobre el todopoderoso Honved de Budapest en 1954,  no debutó en la misma hasta 1958 cuando logró un nuevo título del campeonato inglés. Así pudo estrenarse en una competición de la que puede reclamar la paternidad y nadie estaría en condiciones de decirles que no.

Ya es sabido que esa primera edición deparó una final en el campo de los Príncipes en París entre los franceses del Stade Reims y los españoles del Real Madrid liderados en el campo por Alfredo Di Stéfano y en los despachos por Don Santiago Bernabeu. Así comenzó la Copa de Campeones, luego llamada Copa de Europa de Clubes y hoy día –desde 1993- conocida como la Champion League. Pero de este quizás escribamos en otra oportunidad, por ahora quedémonos en como nació y que motivó que naciera. La diferencia, aunque viene siendo el mismo torneo, es que a la Copa de Europa de Campeones iban solamente los campeones de cada país más el último ganador de la competencia y a la Champion League van en algunos casos hasta el cuarto de las grandes ligas. (Más partidos, más televisión y más dinero, pero menos fútbol; algunos encuentros resultan auténticos bodrios).

a-orimer-campeon-europa
El primer vencedor de la Copa de Campeones: el Real Madrid (ganó las cinco primeras de manera consecutiva).

Comment on “Así nació la Copa (de Europa) de Campeones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *