Apuntes del sabado: Terremoto e Iberia

 

a terremoto chileMala gente

En este último terremoto de Chile, mi hija Claudia, con 8 meses de embarazo y ya con una barriga tremenda como si otra vez viniera con morochos (gemelos, mellizos), cosa que no es cierta pues lo que esperamos es una niña unicamente, estaba sola en casita. Cuando comenzó a temblar hizo lo que le han enseñado: se puso en un lugar seguro, mantuvo la calma y espero pacientemente a que terminara el movimiento. De inmediato tomó las llaves del apartamento y salió para por las escaleras bajar hasta la calle. Al trasponer la puerta, el vecino del frente también estaba haciendo lo mismo y cuando Claudia pensó que iba a tener alguien que la ayudara a bajar los 10 pisos, el tipo lo único que le dijo fue “buena suerte” y se mandó escalera abajo “esmachetado”.
¡Habrase visto tremendo tolete, cobarde, insensible, mal vecino, insolidario!
Pacientemente comenzó a bajar y hubo gente de pisos superiores que le pasaban por el lado y ni una sola se ofreció a ayudarla o tan siquiera a preguntarle si necesitaba apoyo.
Pero siempre hay gente buena, y a mitad del camino se encontró con el conserje que venía subiendo a buscarla. ¡El conserje!, el más humilde morador de un edificio de clase media-alta de Santiago fue el único que pensó en aquella señora que con el susto se pudo haber puesto de parto en su apartamento o hasta en la misma escalera.
Como decía el recordado Chivo Negro Oscar Yánez, así son las cosas.

 

a iberia¿Devolver dinero? Ni de vaina

Las grandes compañías tipo Telefónica (MoviStar), Unelco, Iberia, Bancos nunca devuelven un dinero ya ingresado así sepan a ciencia cierta que están actuando incorrectamente. Parece que tienen la premisa de “dinero ingresado, dinero quedado”, así no hayan dado el servicio prometido. En mi último viaje a Venezuela reclamé a Iberia que llegara a Tenerife con cuatro horas de retraso. Su respuesta fue que se debía a que la Guardia Nacional de aquel país les imposibilitó salir a tiempo. Entendible, aunque ya les dije que sabiendo eso lo que tenían que hacer es  eliminar la conexión mañanera Madrid-Tenerife que nunca se puede cumplir. Bueno. Pero asimismo reclamé que compré y por ello pagué 60 euros por escoger asientos (30 euros en la ida y 30 en la venida). En ambos casos, en Madrid y Maiquetía me dieron otros distintos “porque los que yo había pagado estaban ocupados”. Reclamé a Iberia y su respuesta fue “que hubo un error pero que aún así me habían dado otros similares” (coño, solo faltaba que me hicieran volar de pie, en el baño o en la bodega). ¿Similares? Todos son iguales (menos los de primera), pero yo pagué por “aquellos” que quise y ellos me ofrecieron y cobraron, y no me cumplieron. Añaden en su respuesta que “otro problema fue que el avión en el que volé era otro aparato diferente al de la compra”. Mentira, era el mismo, se ve en el recibo de compra y en la tarjeta de embarque el tipo de aparato. Lo único es lo dicho, cobran, no dan el servicio pero nunca devuelven nada y como nuestras autoridades se lo permiten pues muy bien. Esto lo notifiqué a la Dirección de Seguridad Aérea del Ministerio de Fomento y me contestaron que ellos nada podían hacer pero que “me asistía la posibilidad de ir a los tribunales”. ¿A los tribunales por 60 euros? Dinero perdido, ellos saben lo que hacen para seguir jodiéndonos un día si y otro también.

Comment on “Apuntes del sabado: Terremoto e Iberia”

  1. Amigo Reyes , en primer lugar , me alegro de que los tuyos estén bien , a pesar del gran susto.
    Y en cuanto a la solidaridad de los vecinos , es mejor reconocer la acción del conserje ; el resto no merece ni un solo comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *