Johan Cruyff: ¿oportunista de lujo o ave carroñera?

Cruyff hoyCruyff hoy.

Dicen que la ocasión la pintan calva y que uno se aprovecha de ella de acuerdo a como vaya viniendo. Pero lo hecho o mejor dicho, declarado por Johan Cruyff nos demuestra no sólo lo de la alopecia de la ocasión, sino lo ruinito, aprovechado y oportunista que se puede ser en la vida.
Este holandés que fue tan buen (magnífico diría yo) jugador como mercantilista (veía los dólares -no había euros entonces- del tamaño de un polvorón), en la época de Laporta hacía y deshacía en el club culé a su antojo, hasta tenía una Fundación Johan Cruyff que recibía un dinero jugoso que no se sabía cual era el destino que le daba. Le concedieron una insignia de Oro y brillantes o algo así (vamos, como a Di Stéfano en el Real Madrid) y se cansó en la época “Laportiana” de hablar mal de Rosell y alabar las bondades de aquella Junta Directiva con un Presidente que le daba todo lo que le pedía.
Mira por donde Laporta no puede ir a la reelección y su delfín es vapuleado en las elecciones por Sandro Rosell. “El holandés volador”, como llamaban al flaco cuando jugaba, se apresuró a devolver la insignia de Oro y brillantes antes de que se la quitaran, porque sabía que se la iban a quitar, e hizo mutis por el foro, por un tiempo de él poco se supo porque el Barcelona de Rosell con Tito, con Roura, hasta con el Tata seguía ganando, no tanto como antes pero si dando espectáculo y llegando, o casi,  a las finales.
Calladito estaba Johan Cruyff. No abría la boca. Tal como ave carroñera esperaba la ocasión propicia para atacar, para meter la dentellada, para arrancarles los ojos a sus enemigos. Y que casualidad, ayer en un acto donde se presentaba una película de la llegada de Cruyff al Barsa hace 40 años, aprovechó que el equipo venía de perder dos partidos seguidos para hincar los molares; cual tiburón hambriento, con sed de sangre, se apresuró a declarar que “da pena ver al Barsa así”.

Cruyff hace 40 añosCruyff hace 40 años. Una maravilla de jugador, de lo mejorcito que he visto en mi vida.

De un artículo publicado por el diario Marca hemos extraído lo más importante:

“Me da pena ver al Barça así. Con Unicef era la joya del mundo, hemos perdido mucho prestigio en el mundo”. Cree que la situación actual en la que se encuentra el equipo directivo “no favorece a la estabilidad” que precisa el primer equipo.
“Hay muchos juicios (Acción Responsabilidad Social, Neymar, caso Masia) que implican al Barça y no ayudan a que funcione”.
Además, se refirió al actual momento de forma del equipo: “Es muy difícil opinar sin estar dentro equipo. Las pequeñas cosas son las más importantes y en los últimos dos años no se han trabajado suficiente. Para hacer funcionar el equipo, primero hay que saber lo que funcionaba para darse cuenta de lo que no funciona”.
“No tengo casi contacto con la actual directiva, el club no está contento con lo que está pasando y no tiene sentido seguir en contacto. Creo que fui bastante inteligente cuando devolví la insignia” (añado yo, antes de que se la pidieran) ha sentenciado Cruyff cuando ha sido preguntado por su relación con la actual junta directiva.
El exjugador y exentrenador azulgrana también ha hablado sobre la sentencia de la Acción de Responsabilidad que ha exonerado al expresidente Joan Laporta.
“Joan Laporta debe estar contento, ha salido victorioso del juicio y el barcelonismo debería de estar muy contento. Hizo un equipo muy bueno con pocos recursos económicos”, ha insistido.
“No es cuestión de crítica, es cuestión de fijarse en el espejo del pasado y saber qué cosas se hicieron mal para no repetirlas” ha incidido Cruyff cuando se le ha preguntado sobre si mediaría en una hipotética reunión entre la actual junta y la anterior. “Luis Enrique tiene una cosa buena, lo fiché yo aunque luego me echaron y no pude entrenarlo” ha ironizado Johan Cruyff sobre el actual entrenador del Barcelona.
Además, quiso remarcar que mantener el estilo de juego, que mantuvieron en su día Frank Rijkaard y Pep Guardiola, es muy complicado y que aun es muy pronto pero cree que “el Real Madrid ha cogido mecanismos del Barcelona anterior”.
Cruyff está a la espera de cómo evolucionan en el campo los tres delanteros estrellas del equipo azulgrana: Messi, Neymar y Luis Suárez. “Hay que ver cómo encajan”, ha dicho el holandés, quien ha recordado que “el primer defensor es un delantero y el primer atacante es un defensor”, por lo que “no hay solo tres jugadores”. Para Cruyff, el Barcelona está perdiendo la paciencia en las últimas temporadas. “El Barça tuvo dos entrenadores en nueve años, y ahora tres en tres años”.

cruyff y laportaCruyff y Laporta es posible volvamos a verlos juntos en el Barsa.

Comment on “Johan Cruyff: ¿oportunista de lujo o ave carroñera?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *