El Presidente del Everton funda el Liverpool

Escudo LiverpoolEscudo everton

En 1878 se fundó en Liverpool el club de fútbol Everton. El ayuntamiento de la ciudad se dio cuenta del empuje que experimentaba el deporte, el crecimiento imparable, y destinó unos terrenos de Stanley Park para la práctica del cricket y el fútbol.

Lo cierto es que el campo se quedó pequeño para la incesante e imparable llegada masiva de aficionados y el presidente del equipo, John Houlding, nacido en la clase alta de la ciudad, exitoso empresario, millonario de postín en base a vender cerveza, le echó el ojo a unos terrenos que quedaban en la calle Anfield, muy cerca de Stanley Park.
Estos terrenos pertenecían a otra empresa cervecera, en un principio los arrendó pero luego los compró a título personal por 5.228 libras, 11 chelines y 11 peniques (que aquí contaba hasta el último céntimo) y se los alquiló a su equipo el Everton por 100 libras anuales. En 1884 se inauguró el nuevo estadio. Para el empresario era un negocio redondo, no sólo por el alquiler sino por que explotaba las cantinas del estadio y curiosamente también eran suyos los dos pubs cercanos al nuevo recinto. El dinero entraba a borbotones en los bolsillos de Houlding. Negocio perfecto para quien ya era uno de los hombres más ricos de toda Inglaterra.El resto de la directiva comenzó a recelar pero todo se calmaba porque en 1888 se inauguró la Primera División inglesa y el Everton fue unos de los fundadores, además en 1891 consiguió el título.
Houlding más que el presidente parecía el dueño del Everton, su control era total, casi absoluto, pero a nadie parecía importarle. El problema surgió cuando el presidente anunció que el alquiler del estadio, que ya había alcanzado las 8.000 mil localidades, pasaba de 100 a 250 libras anuales. El resto de los directivos se llevó las manos a la cabeza, se negó en redondo a tal subida y le ofreció al Presidente llegar a un trato de 10 años a razón de 180 libras anuales.
Houlding, cuya codicia era inmensa, se negó en redondo. Se consideraba dueño y señor del club, del campo, de vidas y de todo lo que en Anfield se moviera, se sintió hasta insultado por la posición de sus compañeros de directiva. Tenía hasta pensado comprar otros terrenos aledaños para ampliar las instalaciones. La rotura estaba en puertas y Houlding, hombre de negocios al fin y al cabo, al ver que el asunto tomaba un cariz no esperado, optó por ofrecerles el campo por 6.000 libras, pero el resto de la directiva también se negó a esto, llegando a la decisión de que el Everton dejaría de ser un negocio para Houlding.
Reuniones van y reuniones viene y nada que hubo acuerdo. Los responsables del club compraron otro terreno en Goodison Park por casi 7.000 libras, precio superior al que les pedía Houlding por Anfield, pero lo daban por bueno con tal de quitarse de encima la opresión que sentían por parte del millonario y especulador Houlding.
En 1892 con una gran fiesta se inauguró el nuevo campo y el Everton se mudó al lugar en el que aún hoy día, 122 años después, juega sus partidos.
Houlding se quedó solo, con un estadio sin equipo y unos bares donde los camareros se aburrían al no tener nada que hacer. ¿La solución?: Fundar su propio equipo y con un par de fieles que siempre lo acompañaron en su aventura, sobre todo John McKenna, comenzaron a recoger escoceses hasta el punto de que les llamaron “el equipo de todos los mac”. Al principio pretendió que se llamase también Everton, pero la Federación Inglesa lo impidió y le exigió que se buscara otro nombre y así fue como nació el Liverpool.
El 15 de marzo de 1892 el nombre Liverpool quedó registrado en la Federación como denominación del nuevo equipo y tres años más tarde llegaría el primer derby ante el Everton, derby que fue ganado por los azules por 3-0 para regocijo de los directivos del Everton que habían dejado plantado al presidente y dueño del Liverpool, el “especulador” Houlding.
La ciudad y a pesar de todos los problemas con ambos equipos siempre estuvo agradecida a Houlding y en 1897 se convirtió en alcalde tras ganar las elecciones municipales por amplia mayoría. En 1902 murió y su féretro fue llevado a hombros por jugadores del Everton y Liverpool, como tributo a un hombre que había hecho por la difusión del fútbol en su ciudad, más que nadie. Al final su avaricia les convirtió en una referencia a nivel mundial.
Houlding no tuvo ni idea, no pudo imaginar en lo que acabaría por convertirse su creación. El Liverpool es hoy por hoy uno de los equipos más famosos del panorama mundial y aunque lleva años sin ganar la Premier, a nivel internacional es el más laureado de los equipos ingleses.

El F.C. Liverpool (Los Rojos) ha logrado en su larga historia 18 títulos de la Primera División Inglesa (curiosamente la última en la temporada 89-90, lo que significa que nunca ganó con la denominación Premier), 7 Copas de Inglaterra y 5 Copas de Europa o Champion League, entre sus títulos más importantes. Su campo sigue siendo el Anfield con capacidad para 45275 espectadores,

El F.C. Everton (The Toffees) tiene nueve ligas de primera, 5 Copas de Inglaterra y una Recopa, pero con 108 años en Primera División es el equipo inglés que más años ha militado en la máxima categoría. Su campo sigue siendo Goodison Park y en él entran 40157 aficionados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *